2 Timoteo, capítulo 3

0

La impiedad de los últimos tiempos

1 Quiero que sepas que en los últimos tiempos sobrevendrán momentos difíciles. 2 Porque los hombres serán egoístas, amigos del dinero, jactanciosos, soberbios, difamadores, rebeldes con sus padres, desagradecidos, impíos, 3 incapaces de amar, implacables, calumniadores, desenfrenados, crueles, enemigos del bien, 4 traidores, aventureros, obcecados, más amantes de los placeres que de Dios; 5 y aunque harán ostentación de piedad, carecerán realmente de ella. ¡Apártate de esa gente!
6 Así son los que se introducen en los hogares, seduciendo a mujeres frívolas y llenas de pecados, que se dejan arrastrar por toda clase de pasiones, 7 esas que siempre están aprendiendo, pero nunca llegan a conocer la verdad. 8 Así como Janés y Jambrés se opusieron a Moisés, ellos también se opondrán a la verdad: son hombres de mentalidad corrompida, descalificados en lo que refiere a la fe. 9 Pero no irán lejos, porque su insensatez se pondrá de manifiesto como la de aquellos.

Las persecuciones a causa de la fe

10 Tú, en cambio, has seguido de cerca mi enseñanza, mi modo de vida y mis proyectos, mi fe, mi paciencia, mi amor y mi constancia, 11 así como también, las persecuciones y sufrimientos que debí soportar en Antioquía, Iconio y Listra. ¡Qué persecuciones no he tenido que padecer! Pero de todas me libró el Señor. 12 Por lo demás, los que quieran ser fieles a Dios en Cristo Jesús, tendrán que sufrir persecución. 13 Los pecadores y los impostores, en cambio, irán de mal en peor, y engañando a los demás, se engañarán a sí mismos.

El valor de la Sagrada Escritura

14 Pero tú permanece fiel a la doctrina que aprendiste y de la que estás plenamente convencido: tú sabes de quiénes la has recibido. 15 Recuerda que desde la niñez conoces las Sagradas Escrituras: ellas pueden darte la sabiduría que conduce a la salvación, mediante la fe en Cristo Jesús. 16 Toda la Escritura está inspirada por Dios, y es útil para enseñar y para argüir, para corregir y para educar en la justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto y esté preparado para hacer siempre el bien.





Loading Facebook Comments ...

Dejar un comentario

Página 1 de 11