1 Timoteo, capítulo 5

0

El amor fraterno

1 No reprendas a un anciano, sino exhórtalo como a un padre. Trata a los jóvenes como a hermanos, 2 a las ancianas como a madres, y a las jóvenes como a hermanas, con toda pureza.

Las viudas

3 Honra y atiende a las viudas que realmente están necesitadas. 4 Pero si alguna viuda tiene hijos o nietos, estos deben aprender primero a cumplir con sus deberes familiares y a ser agradecidos con sus padres, porque eso es lo que agrada a Dios. 5 Hay viudas que lo son realmente, porque se han quedado solas y tienen puesta su confianza en Dios, consagrando sus días y sus noches a la súplica y a la oración. 6 Pero la que lleva una vida disipada, aunque viva, está muerta. 7 Incúlcales esto para que sean irreprochables: 8 el que no se ocupa de los suyos, sobre todo si conviven con él, ha renegado de su fe y es peor que un infiel.
9 Para estar inscrita en el grupo de las viudas, una mujer debe tener por lo menos sesenta años y haberse casado una sola vez. 10 Que sus buenas obras den testimonio de ella; tiene que haber educado a sus hijos, ejercitado la hospitalidad, haber lavado los pies a los hermanos, socorrido a los necesitados y practicado el bien en todas sus formas. 11 No inscribas, en cambio, a las viudas más jóvenes, porque cuando los deseos puramente humanos prevalecen sobre su entrega a Cristo, quieren casarse otra vez, 12 y se hacen culpables por faltar a su compromiso. 13 Además, si no tienen nada que hacer, acaban yendo de casa en casa y se dedican a charlar y a curiosear, ocupándose en lo que no les importa. 14 Por eso quiero que las viudas jóvenes se casen, que tengan hijos y atiendan a sus obligaciones domésticas, para no dar lugar a la maledicencia de los enemigos. 15 Algunas de ellas ya han abandonado el buen camino y siguen a Satanás. 16 Si una mujer creyente tiene viudas en la familia, que se ocupe de ellas. De esta manera, la Iglesia no las tendrá a su cargo y quedará libre para atender a las que están realmente necesitadas.

Los presbíteros

17 Los presbíteros que ejercen su cargo debidamente merecen un doble reconocimiento, sobre todo, los que dedican todo su esfuerzo a la predicación y a la enseñanza. 18 Porque dice la Escritura: No pondrás bozal al buey que trilla, y también: El obrero tiene derecho a su salario. 19 No admitas acusaciones contra un presbítero, a menos que estén avaladas por dos o tres testigos. 20 A los que incurran en pecado, repréndelos públicamente, para que sirva de escarmiento a los demás. 21 Delante de Dios, de Jesucristo y de sus ángeles elegidos, te ordeno que observes estas indicaciones, sin prejuicios y procediendo con imparcialidad. 22 No te apresures a imponer las manos a nadie, y no te hagas cómplice de pecados ajenos. Consérvate puro.

Advertencias personales

23 A causa de tus frecuentes malestares estomacales, no bebas agua sola: toma un poco de vino.
24 Los pecados de algunas personas son tan notorios que no necesitan ser llevados a juicio; los de otras, en cambio, sólo se descubren después. 25 De la misma manera, las buenas obras están a la vista, y las que no lo son, ya se pondrán de manifiesto. (1 Timoteo (BPD) 5).





Dejar un comentario

Página 1 de 11